sábado, 13 de febrero de 2016

¿De qué color te sientes hoy?



Los colores forman parte de la naturaleza y están presentes en nuestras vidas, haciendo uso de ellos en función de lo que nos transmiten y de cómo los ha definido la sociedad. Es curioso observar la manera en que l@s niñ@s interpretan cada color y cómo los aplican sobre un dibujo, ajustándose a su estado de ánimo y visión de su realidad.


Me he comprado hace unos días el libro titulado “El Monstruo de Colores”, que habla de las emociones a través de los colores, muy conocido y trabajado ya por much@s maestr@ de Educación Infantil para multitud de actividades, pero para mí ha sido todo un descubrimiento, ya que nunca lo había tenido en formato papel, y con su sencilla lectura e ilustraciones me he quedado maravillada. En seguida, he buscado información de AnnaLlenas, y he descubierto su colección. Creo que son libros que su simpleza los hace grandes y he visto en ellos unas posibilidades didácticas inmensas. Estoy segura de que este camino literario, iniciado gracias a una de mis compañeras de trabajo, amante de la literatura infantil,  me abrirá nuevas puertas para inventar y soñar junto a mis peques.


El dibujo es la herramienta básica sobre la cual un niñ@ expresa emociones y vivencias, que no siempre puede o sabe expresar oralmente, de manera que desde peques es fundamental trabajar con ell@s las emociones de muchas formas, con el fin de potenciarles su autoestima, seguridad en sí mism@s y ayudarles a crecer su capacidad artística, que les llevará a adquirir habilidades de resolución de problemas.


Cuando a un@ niñ@ se le entrega en 3 añitos un folio en blanco para que dibuje, nuestra perspectiva adulta (limitada en ocasiones) es concluir que “todavía no sabe dibujar”, considerando que el garabato que aparece no tiene sentido. Pues bien, para que desde nuestros ojos comprendamos los significados de cada trazo, es importante que conozcamos bien “La teoría de las etapas evolutivas de la expresión gráfica infantil” y entonces comprenderemos que todo tiene sus fases, incluido el dibujo, y que no es bueno saltarse alguna de ellas o impedir que se desarrollen correctamente.


Muchas veces l@s niñ@s no tienen hueco en su jornada escolar para dibujar de forma libre, sin que “una ficha de una mascota del método”  o su maestr@ les diga lo que hay que dibujar, dónde, y de qué forma colorearlo. Este pequeño detalle va enterrando poco a poco la iniciativa de un@ niñ@ de crear una obra artística, dejándose guiar por su visión y por sus sensaciones. El peso de las actividades de este tipo sigue estando en el aula, de manera que como maestr@s debemos saber equilibrar el uso de estos materiales y no abusar de ellos.


Dicho así, cuando me encuentro con un grupo de 3 añitos, introduzco en el Rincón de l@s Artistas (rincón de arte y plástica) el FOLIO DE ARTISTA, y con él la función es realizar libremente sobre un folio o cartulina blanca lo que quieran expresar, sin ningún tipo de consigna que no sea la de ayudar a proporcionarles los materiales necesarios para realizar sus producciones (estos materiales irán añadiéndose en el rincón a medida que se presentan y se muestra su uso). En ese folio no hay cosas “mal hechas ni bien hechas”, pues todos los dibujos son válidos (a los ojos de un adulto…habrá unos que nos gusten más que otros, pero no debemos caer en esa limitada perspectiva). Este tipo de actividad se hace diferenciar de las del método y demás fichas dirigidas, además de perseguir objetivos completamente diferentes. De esta forma se puede garantizar que en determinados momentos del día l@s peques tengan la oportunidad de expresarse libremente, aprendiendo con el tiempo a  distinguir cuándo están realizando una actividad dirigida con consignas y cuándo pueden imaginar y crear libremente.

Ejemplo: un peque de 3 añitos hizo un día en la ficha del método algo que no se había pedido, coloreó de otras maneras los objetos que aparecían y realizó muchos trazos de circulitos por toda la hoja. Cuando me enseñó la ficha, comprobé que no había hecho caso a la consigna dada, pero también comprobé la maravillosa producción artística que había realizado. Intenté explicarle de esta manera: - Víctor, lo que me has traído es precioso y veo que a ti también te gusta ¿verdad?, pero para hacer esta obra de arte debes pedirme el Folio de Artista y en él puedes dibujar e inventarte lo que quieras. Sin embargo, en la ficha del cuaderno, tenemos que hacer una actividad tod@s juntos, como dice la actividad o como lo explico yo, porque somos un equipo y ahora estamos trabajando en equipo.

En definitiva, creo que el acto de dibujar va mucho más allá que lo que a simple vista parece, ya que es otra forma de comunicación y expresión de lo que llevamos dentro, ya sea algo que hemos aprendido y de qué manera lo vemos, o bien alguna emoción o circunstancia que tenemos que liberar. Es fundamental escuchar a l@s niñ@s para acercarse a ell@s y el dibujo es una forma más de hacerlo. Dibujar es crear.

3 comentarios:

inma cantero dijo...

Maravillosa reflexión Rosa, comprender las emociones y trabajar la inteligencia emocional con los niños creo que es básico para su formación y crecimiento personal, y para mejorar y enriquecer sus relaciones afectivas y sus habilidades sociales.

Marta dijo...

Hoy, por primera vez, accedo a este fabuloso Blog de Educación. Como madre de uno de tus alumnos sólo puedo felicitarte por tu labor en estos 3 años de Infantil. Es increíble la cantidad de conocimientos y habilidades que están descubriendo JUGANDO. Porque éste es tu gran mérito: enseñarles a través del juego. Gracias también por hacernos partícipes de tu metodología y así poder seguir practicándola desde casa. ¡Enhorabuena Rosa!.

Rosa dijo...

Hola Marta, muchas gracias por tu comentario. Es un orgullo sentir que mi labor está viéndose reflejada en los peques y desde luego el trabajo del cole crece con la participación y apoyo de las familias. Seguiremos sumando juntos. Un saludo.