¿juegas?

¿juegas?

lunes, 9 de abril de 2018

Taller de grafismo: caracoles de colores

Cada día que pasa confirmo lo necesario y beneficioso que resulta para un niño ofrecerle la posibilidad de que desde muy pequeño se exprese libremente a través del dibujo, a través del arte, puesto que es uno de los vehículos de comunicación que permite dar a conocer sus emociones, sus gustos y su nivel de maduración para ofrecerle otros aprendizajes futuros.

Cuando los peques usan sus manitas para dibujar, las cuales tienen aún un control reducido de motricidad fina, cogen un lápiz o colores y principalmente buscan experimentar con los trazos. Si les dejas hacer cada día sus propias producciones artísticas, al final se ven resultados maravillosos y distintos unos de otros, donde se refleja personalidad en cada trazo. Observas que a cada uno se le ha ocurrido algo diferente y ves cómo disfrutan. Esto mismo no ocurre igual cuando le das a un niño una ficha en la que aparece de manera monótona y repetitiva un recorrido de puntitos haciendo un trazo determinado. Creo que la grafía se puede "y debe" ofrecer de una forma abierta y artística, adaptada a los ojos en que un niño siente los dibujos y, si bien es cierto que en ocasiones es necesario presentarles plantillas con recorridos de trazos para aprenderlos, no es recomendable abusar de ellos, pues para mí es básico que los peques sepan enfrentarse al folio en blanco, o como a mí me gusta llamarlo, el "FOLIO DE ARTISTA". En definitiva, considero que dibujar de forma artista es la base necesaria, que lleva al niño a  tener madurez para posteriormente escribir las letras.

Dicho así, y con intención de evitar en la medida de lo posible usar demasiado estas fichas repetitivas que ofrecen algunos cuadernillos de los métodos, me gusta la idea de realizar cada cierto tiempo actividades de grafismo con aquellos trazos que ya hemos aprendido, o aprovechando la presentación de alguno nuevo. Hay un blog de una maestra (La clase de Miren) que lleva a cabo un taller de grafismo magnífico y me gusta acudir a ver sus producciones gráficas, para comprobar las maravillas que realizan los peques cuando les ofreces la posibilidad. Hay actividades que me gusta tomar de ahí, así que desde aquí agradezco sus ideas y su altruismo para compartirlas.

La grafía de la actividad de esta entrada: 

LAS ESPIRALES

Para realizar esta grafía, tomamos como referencia el cuerpo del CARACOL, un animal que además está muy presente en estas fechas y que les llama mucho la atención. Para vivenciar el recorrido de la espiral realizamos en los diferentes rincones algunas actividades:

1º. Llegada de nuestros caracoles a nuestro rincón de la naturaleza: tenemos en clase un trozo de césped artificial, que usamos cuando queremos hacer montajes de paisajes. En esta ocasión, lo usamos para depositar a nuestros caracoles, simulando el suelo de verdad, y que puedan estar ahí libremente. Eso sí, debíamos estar pendientes porque aunque son lentos, cuando menos nos lo esperábamos, se salían de su alfombra verde.





















También usamos nuestra lupa para observar bien sus ojos y movimientos.








2º. Observamos a los caracoles y realizamos frases con pictogramas sobre lo que comen, con nuestro material del rincón de escritor@s: tenemos una pecera, que pertenecía a nuestra anterior mascota (nuestro pez Felipe), y la usamos para dejar los caracoles dentro cuando nos vamos a casa o al patio.

FRASE: El caracol come lechuga verde

3º. Formamos un caracol gigante en el rincón de las construcciones.



En una zona del corcho, en nuestra elipse, se dibujan espirales grandes y cada peque pasa por esa zona para formar su gran caracol. Algunos formaron la parte del cuerpo con las piezas de madera, pero a otros se les ocurrió dibujar con tiza lo que faltaba. Como digo, si se les deja hacer..... buscan sus propias soluciones.

4º. Jugamos en nuestra mesa de luz a formar un caracol con la plantilla de una espiral: Este rincón es nuevo en mi aula y estoy deseando elaborar todo el material que pueda para darle mayor protagonismo. De momento, he expuesto sólo algunas cositas que me ha dado tiempo preparar, para que tomen contacto con esta mesa luminosa y puedan experimentar con ella, sin demasiadas consignas.




5º. Aprendemos en nuestra pizarra grande sobre la palabra caracol: Diariamente, uso la pizarra grande para exponer todos aquellos descubrimientos que hacemos sobre lectoescritura durante el día. Con ello, me refiero a que la uso para poder analizar palabras protagonistas, o trabajar con nuestros nombres. Hay ocasiones en las que he pensado construir un "mural de la palabra protagonista", idea que veo de un blog que me encanta (Rincón de una maestra), pero como aún no he podido dedicar tiempo a elaborarlo y plastificar todo el material necesario, de momento expongo ese análisis con una simple pizarra y tizas de colores, pues lo importante es que la actividad o juego sea divertida y enganche.




En realidad, y aunque termine elaborando ese magnífico mural que tengo metido en mi cabeza, el cual luego podrán usar los peques en algún rincón del aula, tengo que decir que en la mayoría de las veces me resulta más útil y divertida la pizarra, aunque pueda parecer un recurso antiguo y clásico, pero según como la uses, te permite mucha improvisación y juego:
  • Crear dibujos: los peques me ven dibujar en la pizarra, usar tizas de colores, añadir, quitar, tararear mientras hago mi "obra de arte", y les "meto el gusanillo" para que luego ellos quieran ir flechados a hacer arte en la pizarra, a escribir letras, etc.  Siempre tienen a su disposición una caja con muchas tizas de colores y borradores. (recuerdo de pequeña que siempre estaba deseando que mi maestro me dejara borrar la pizarra jeje, ¿será porque era divertido?, ¿será porque simpemente quería hacer lo que veía en él?).
     
  • Cuando aprendemos sobre una palabra nueva o con alguno de nuestros nombres, seguimos un "ritual" para analizarla:
  1. Se escribe en la pizarra en letra mayúscula y minúscula.
  2. Vemos cuántos "trocitos" (sílabas) tiene.
  3. Hago aparecer una "tormenta", donde un rayo parte la palabra según el número de sílabas.
  4. Se realizan tantas nubes, o elipses, o cuadrados, o la figura que decidamos, según el número de sílabas y se escribe en ellas cada parte de la palabra.
  5. Buscamos cuántas vocales tiene la palabra y se rodean, o se repasan de otro color. Posteriormente, leemos sólo las vocales.
  6. Contamos cuántas letras (tanto vocales como consonantes) tiene la palabra. Debajo de cada letra añadimos una raya y su número correspondiente.
  7. Analizamos la "casa" de la palabra en minúscula: cuando digo "casa" me refiero a la forma que tiene la palabra según las letras (en otra entrada explicaré más detenidamente este juego).

6º. Realizamos espirales de forma artística, en nuestro rincón de artistas: después de realizar la ficha clásica del método de grafomotricidad de espirales, que por cierto no nos llamó demasiado la atención, propuse "hacer arte" en nuestro rincón de artistas y crear nuestros espirales creativos. Para ello, les entregué un folio en blanco, es decir, el "FOLIO ARTISTA" y les dije que me gustaría hacer una exposición en nuestra Galería de Arte sobre la temática "Caracoles de Colores". La galería de arte es la zona donde se encuentra una cuerda que tenemos puesta en la pared de este rincón a la que llamamos "LA CUERDA DE LA BELLEZA" (es una idea que me encantó de un blog llamado Pequefelicidad y sirve para exponer todas las producciones artísticas que se hacen en el aula).



Este tipo de actividades se adaptan a cada nivel, de manera que si en alguna ocasión el trazo de la grafía es demasiado complejo para algún peque, se le ofrece la grafía ya hecha para que la decore de manera artística, o para que la rellene con diferentes materiales. Lo importante es que disfrute haciendo arte y que aprecie el recorrido de esa forma gráfica a través del arte.




Aquí os dejo las diferentes obras de arte de espirales que salieron
Me encanta que empiecen a florecer mis pequeñ@s artistas!!






1 comentario:

Yolanda Bermúdez dijo...

Me encantan tus ideas. Gracias por compartirlas