martes, 10 de mayo de 2016

La vuelta al mundo: ¿a qué lugar quieres viajar?


Nuestra última aventura familiar ha sido imaginar un viaje a algún lugar del mundo que más les gustaría conocer. Cada familia, ha tenido que pensar un destino, buscar información sobre el país elegido y rellenar unos folios que se les entregó. En estos folios se debían plasmar  los datos básicos, dibujos, montajes e imágenes que consideraran llamativas, siempre teniendo en cuenta que iba dirigido a niños y niñas de infantil.



Los días previos a la actividad, trabajamos la Unidad de los Medios de Transporte, con lo cual ha sido como un pequeño proyecto para culminar esta temática, ya que hemos estado hablando de muchos lugares, y nos ha encantado la idea de organizar un viaje, aunque sea con la imaginación.

Hemos aprendido lo que es un pasaporte y para qué se usa, de manera que nos hemos hecho uno imitando al de verdad, por si lo necesitábamos en nuestro viaje familiar.












Aprovechamos que ayer fue el día de Europa (9 de mayo), para hablar de nuestro continente, y de la bandera que lo representa. Nombramos países que forman parte de la Unión Europea y comprobamos que nos suenan muchos. Esta actividad es una oportunidad más para leer a través del juego.
 


Elaboramos días anteriores en nuestro Rincón de Artista una maqueta de avión, para poder llevárnosla a casa e imaginarnos que era el avión con el cual realizaríamos este maravilloso viaje.



Durante los días de entrega de los trabajitos, cada niñ@ está presentando su viaje familiar, y vemos en qué continente está, lo que se tarda en avión desde nuestro país, si se necesita pasaporte o no, si hace mucho frío o calor, qué idioma se habla, etc.













La verdad que está resultando muy divertido porque cada niñ@ lo ha explicado como si de verdad hubiese ido, por no decir, la cantidad de sitios y lugares del mundo increíbles que hemos conocido y a los que a todos nos han dado ganas de ir.


Cuando todos los peques expongan su trabajito, estas páginas se encuerdanarán para formar un libro de viajes. Las hojas entregadas pertenecían a un cuaderno que compré, cuya tapa tenía forma de maleta, pero teniendo ya la idea se puede elaborar con cartulina para otra ocasión, y hacerlo del tamaño que uno quiera.




 ¿POR QUÉ ME PARECE IMPORTANTE UN 
MAPA MUNDI GIGANTE EN CLASE?

Desde el curso pasado, tenemos en clase un mapa mundi gigante, realizado con material reciclado, con el que hemos aprendido muchos conceptos y organizado muchos viajes con las mascotas de la clase. Se ha convertido en nuestro mapa de referencia cuando hablamos de algún lugar del planeta y queremos señalar por dónde está, o bien queremos ubicar la zona de algun animal concreto, mares, clima, banderas de países, etc. Ha sido bonito durante todo este tiempo ir coloreando y rellenando entre todos cada continente, a medida que hemos ido aprendiendo sobre él.


La idea de tener este mapa en grande surgió al consultar material de Montessori, de geografía. Me quedé maravillada con los mapas que tiene esta pedagogía y su filosofía de enseñanza, pero como eran costosos y desgraciadamente no se puede disponer de todo lo que una quiere, pues decidí elaborar el mapa de los continentes, que es el más básico.


Mapas Montesori: enseñan de lo más grande a lo más concreto, de lo más amplio a lo más pequeño. Me encanta la manera en que se aprenden los lugares del mundo manipulando, explorando y jugando. Además, se puede extender a cursos mayores, ya que existen mapas de cada continente, donde cada pieza tiene sentido porque representa un país. Creo que es la mejor y más divertida forma de aprender geografía.


En Primer lugar, me busqué una plantilla de mapa mundi, en el que se pudiera calcar bien la silueta de los continentes y los fui ampliando, manteniendo las proporciones, hasta llegar a un tamaño grande, con el que pudiera formar un mapa gigante. Estoy segura de que con las nuevas tecnologías habrá mil maneras de hacerlo mejor y más rápido, como usar el Publisher, pero a mí a veces lo artesanal me resulta más cómodo porque lo manejo mejor y, además, lo hice en un lugar donde no disponía de ordenador en ese momento. Lo importante es tener la idea y que cada uno la aplique como mejor pueda.

 La plantilla la plastifiqué y saqué la siluetas de los continentes, los coloreé  y plastifiqué igualmente para  poder pegarlos y despegarlos con velcro en la base.



Cuando conseguí las piezas hechas en papel blanco, pegué cada pieza del mapa una caja de cartón muy grande de una pizarra digital, que llegó a mi cole el curso anterior para una clase de primaria (a falta de pizarra, me quedé con la caja, jiji). Esta caja la usé previamente para varias actividades, pero su final ha sido el mapa.


En un principio, el mapa estaba en blanco, sólo estaba pintado con pintura azul el fondo, representando el agua. A medida que fuimos aprendiendo los continentes y nuestra mascota realizaba viajes, fuimos coloreando cada continente de los colores similares a como están en el mapa de Montessori.




Con la misma silueta en grande, hice las piezas en cartón duro, las recorté y las pintamos, para poder tener  los continentes como grandes piezas de puzzles con los que manipular formas y montar el mapa en el corcho. Este material ha resultado fantástico, porque es increíble como jugando saben reconocer las siluetas de los contientes y colocarlos perfectamente cuando forman el mapa. La pena es que aunque el cartón era bastante duro, algunas piezas se han estropeado un poco, y con el trabajo que costó recortarlas, pienso que para la próxima vez merecerá la pena hacerlo con madera de marquetería y poder tenerlas para siempre.














El tamaño grande del mapa, hace que sea más cercano a los niñ@s y que interaccionen más con él, ayudando a impulsar los aprendizajes de muchísmos conceptos, pudiendo convertirse en el eje central de todas las unidades. Las temáticas que se pueden trabajar son:
  • Actividades de orientación espacial: arriba, abajo, derecha, izquierda (note, sur, este, oeste)
  • Actividades de lógica matemática: número de continentes, islas, tamaños, formas, distancias, etc. 
  • Actividades de lectoescritura: lectura de los nombres de continentes, países, zonas, elementos naturales, etc.
  • Actividades de Conocimiento del entorno: conocemos nuestro planeta, tanto desde una perspectica natural, como saber dónde están algunos paisajes y lugares (desierto, selva, sabana, polo norte, montañas, ríos, etc), como desde una perspectica social y cultural, como saber los continentes, algunos países, banderas, monumentos, costumbres, alimentos, culturas, vehículos de transportes para viajar, etc.
  • Actividades plásticas: pintar y decorar nuestro mapa a medida que hemos ido aprendiendo algo de algún lugar del mundo.
  • Etc.
Este tipo de actividades siempre tienen como base el juego, de manera que entre todos fueron construyendo conocimientos sobre lo que ya sabían. Es importante que el material esté disponible para que los niñ@s lo puedan usar cuando quisieran para que lo  manipulen e interioricen.

En este curso ya hemos conseguido disponer del mapa de continentes Montessori auténtico. 


Hacerse con un material de calidad es básico, tanto en la escuela como en casa, y creo que se debe priorizar esta calidad más que la cantidad, pues los niñ@s no necesitan ser saturados de juegos y juguetes, sino de disponer de aquellos que le permitan desarrollarse, participar y aprender, a través del juego y la exploración, donde el contacto con la naturaleza juega un papel crucial. 

Quién no se ha encontrado alguna vez a la hora de hacer un regalo, ya sea a hijos, nietos o sobrinos,  con la angustia de la pregunta ¿y ahora qué le compro si tiene de todo?. Pues bien, seamos conscientes de que de alguna manera somos los adultos los que saturamos a los peques de juguetes, aun cuando no los necesitan ni los piden incluso. Por ello, podemos frenar este sin sentido consumista y buscar otras alternativas de juego para su infancia.


4 comentarios:

Laura E.M dijo...

Que entrada tan completa, qué duro habéis trabajado!!!
Que trabajos tan preciosos, seguro que han disfrutado y aprendido muchísimo. Yo soy una loca de los mapas, me tiraría horas mirándolos jijiji. El mapa Montessori es precioso y de una calidad genial ;)
Un abrazo!!

Cristina López Durán dijo...

Un trabajo magnífico con los mapas, disfrutando mientras conocen muchísimos lugares del mundo. Sin duda para llevar a cabo.

Rosa dijo...

Hola Laura, muchas gracias por tu comentario. Los peques aprenden jugando y manipulando estos mapas, que sin duda ofrecen muchas posibilidades didácticas. Si te gusta el tema, en otra entrada escanearé las siluetas ampliadas de los continentes, por si los quieres para hacer tu propio MAPA GIGANTE. Un saludo.

Rosa dijo...

Hola Cristina, me alegro de que te guste y es cierto que jugando a viajar se aprenden muchos lugares del mundo. Es un material que me ha servido para trabajar muchos conceptos, además de la geografía. Un saludo y gracias por aportar tu comentario.